Auxilio de los últimos.

en las monjaspor Jacobo C. Martín Rojas para la revista Flor Salesiana. (La Palma del Condado)

AUXILIO DE LOS ÚLTIMOS.

Lo tengo claro. María Auxiliadora lleva esculpido en su rostro las Bienaventuranzas. Ella es el mejor espejo que podemos encontrar para seguir a Cristo. Su fidelidad plena a la Palabra de Dios en cada momento de su vida es la causa de nuestra alegría y gozo. El pasado 5 de mayo pudimos ver su eterno agradecimiento a Dios por haber sido la elegida. Toda su serena belleza reflejaba el autorretrato del Magnificat. La luz de sus ojos, la clara y limpia luminosidad de su mirada no pueden fingirse. En Ella todo es verdad. Tiene un no se qué, inexplicable. Los exégetas le llaman la “unción sagrada”, que quiere decir que todo en Ella es de Dios, a pesar de haber sido esculpida por manos humanas. Eso se tiene o no. Y en Ella todo es unción, o sea, gracia y comunicación del Espíritu Santo, que excita y mueve el alma a la virtud, a la perfección, a las bienaventuranzas. Si el rostro es el espejo del alma, su alma se abre claramente abrazando a los últimos, consolando a los que lloran, otorgando tierra a los desheredados y cielo a los sin techo, saciando a los que tienen hambre y sed de justicia, buscando la paz a los hijos de Dios, elevando a los misericordiosos para alcanzar la divina misericordia, amparando con su auxilio a los perseguidos, y dando energía y fuerza a los injuriados por defender la ley de Dios. A todos ellos, los últimos, y sin ponerles condiciones, les abraza en su auxilio y los hace suyos simplemente porque Dios existe y todo tiene sentido en esta tierra. Su tranquila mirada es la de una mujer eternamente feliz por ser la última en abandonar el cuerpo maltratado de Cristo y la primera en creer en su resurrección. Esa eterna felicidad es su continuo estado de ánimo. Por eso, su mirada nos imanta y nos seduce de una manera tan conmovedora, que cuando estamos rendidos ante sus plantas, todos los últimos sienten el regocijo de que su recompensa será grande en el cielo. Gracias a Ella, he comprendido más hondamente el significado de las Bienaventuranzas y aquellas palabras que proclama el Evangelio según San Mateo: “Muchos de los primeros serán los últimos, y muchos de los últimos serán los primeros… “. A lo largo de la Historia, del corazón del hombre han salido las mayores obscenidades y barbaridades hacia Dios que ciertamente no diríamos de hombre alguno, sin embargo, contemplando ensimismadamente a María Auxiliadora podemos obtener un escáner del corazón de Dios a pesar de que su imagen sea insondable. Aquella mañana del 5 de mayo de este año, su imagen bajo el palio que contenía la levedad de su asunción a los cielos, dejó a toda la humanidad allí presente en silencio y sin palabra alguna. Su cara manifestó de forma rotunda y arrolladora la gloria del Eterno entre nosotros. Y así su imagen lo irradiaba desde el majestuoso altar que los suyos le habían preparado para que esa gloria estallara como un grito celeste y rosa en todos los allí congregados desde las distintas Asociaciones adscritas a la Inspectoría Salesiana hasta todos los grupos eclesiales de nuestra Parroquia. Estaba seguro que su rostro no mentía. Ella fue la causa de nuestra alegría. Ella fue, en ese momento, una irrupción de la eternidad en nuestro tiempo para mostrarnos con la mirada serena y elegante de sus ojos que la eternidad no es lo opuesto al tiempo, sino su mismo útero y la raíz de su belleza de cielo, de su verdad y de su virtud humana. Aquella mañana, desde la montaña del Porche de la Iglesia, Cristo pronunció a través de su Madre, las Bienaventuranzas, con el único fin de corregir la lujuria y la codicia del mundo actual, y enseñarnos que las personas más felices no serán los más ricos y poderosos, o sea, los primeros, sino los más humildes, misericordiosos y que amen de verdad al prójimo siendo ellos los últimos. En el momento del Juicio Final, María será el auxilio de los últimos.

Agenda de Cultos y Actos

Nov
24

12:30 Domingo - 13:30 Lunes

Dic
8

12:30 Domingo - 13:30 Lunes

Dic
9

18:30 Lunes - 19:30 Martes

evangelio

revistas

rincones salesianos

donantedeorganos

donativos

Fiestas de María Auxiliadora

Especiales

Momentos Históricos

gil moreno

jamones leon

servi 2 - Instalaciones petroliferas y aire comprimido