Crónica de las Fiestas de María Auxiliadora en La Palma del Condado

crónicaUn año más María Auxiliadora celebró sus fiestas en La Palma del Condado.

Este año con una novena que nos traía a un antiguo salesiano de Don Bosco, D Juan Manuel Melgar, muchos recuerdos y muchos jóvenes volvieron a encontrase con él, con su amistad y su amor a la música.

Un momento muy emotivo fue en la vuelta de los romeros después de venir del Rocio cuando La Carreta Palmerina se paraba ante La Iglesia de El Salvador y rocieros y salesianos entonaron una salve a La Madre de Dios y Madre de todos.

Una novena que reúne a muchas asociaciones, palmerinos y devotos de María Auxiliadora que van pasando a rezarle y a pedir sus auxilios, pero como cada año La Misa de los abuelos de La Residencia de La Viña fue especial, los pasillos se llenaron de andadores y cuidadores, de vivas y experiencias, de amor de los que están más cerca de Ella.

Ensayos de costaleros, ensayos en el Coro de María Auxiliadora, que llevan 26 años cantándole, convivencias con sus celadoras, … y así llegó el día donde Rafa Medrano nos emocionó a todos con su Exaltación, nos habló de sus vivencias y del auxilio recibido. La Iglesia de los Salesianos estaba llena y sus jardines también, todos querían verla bajar de su Altar y besar su mano protectora.

En El Traslado, todo se repetía como cada año, flores, pétalos, aplausos, jolgorio de jóvenes y muchos sentimientos, sevillanas en la puerta del Colegio Salesianos de los hijos más jóvenes que despedían a   Su Virgen por un par de días. Una chica se acercó por detrás del paso e irrumpió desde el silencio, venía desde lejos, traía un ramos de flores, venía acompañada de toda su familia, y con una emoción contenida lo entregó a La Auxiliadora de la que había recibido ese favor tan grande, nadie notó nada, nadie sabía nada, pero toda su familia rompía a llorar delante de La Protectora de Los Donantes de Órganos y Trasplantados.

Arcos, flores y cohetes, cientos de personas que esperaban a María Auxiliadora para ver la lluvia de pétalos y una Salve y una Bendición, un año más por D. Juan José Galeote, que año tras año se desplaza desde Utrera para rezarle a La Auxiliadora Palmerina.

En el Monumento fue Adrián Martínez quien le cantara, uno de sus hijos que tanto La quiere, y al llegar a La Iglesia Parroquial, un abrazo sincero, una emoción desbordada del que fuera su capataz durante muchos años, otro de sus hijos, que suelta el llamador de capataz en este traslado, pero seguro que no suelta su amor y trabajo por su Madre, David Lagares y Luis Carlos Espinas que ceden su sitio a otros afortunados.

El Sábado, día de silencios y solemnidades. El Vicario Inspectorial de La Inspectoría de María Auxiliadora, D. Ángel, vino desde lejos para celebrar La Función Principal y después acompañar a La Virgen en su procesión.

Dio la vuelta a la Plaza, allí sonó su nueva marcha de D. Carlos Moreno Camacho, para poner música a las familias que tanto lucharon en los inicios por difundir su devoción y su Amor . Las calles la esperaban con banderas, cohetes de colores y mucho corazón, muchos momentos emotivos se vivieron por las afortunadas calles por donde este año pasó La Señora, algunas de ellas la esperaban con más ilusión porque nunca antes habían visto a La Auxiliadora en sus puertas. En un punto de la procesión…. Un piano sonó, un himno se cantó, paró de tocar la banda de La Algaba y allí estaba Manuel Delgado, no sabemos explicar qué ocurrió pero ese momento fue indescriptible, muchos lloraban, muchas plegarias, todos miraban fijamente a La que” cada vez que se mira es más bella”, sin duda un momento mágico que se grabó en muchos corazones, más adelante una señora gritaba “paradme a La Virgen” , “paradme a La Virgen” y La Virgen paró, ese día y por siempre.

En la recogida, miró a su Colegio y subió como siempre de espaldas, mirando a su pueblo, mirando a todo el que no puede subir la cuesta de los Salesianos, y cuando es despojada de sus coronas para que pueda entrar en La Iglesia de los jóvenes, en ese momento de intimidad donde sólo están los que no pueden alejarse de Ella ni un momento, se escucharon vivas, plegarias sinceras e improvisadas, mayores que le hablaban de sus sentimientos, jóvenes que gritaban palabras muy bellas a su Virgen, un nudo en la garganta de todos los que allí estaban y una gracias por todos los bienes recibidos y todo lo sentido durante estas fiestas.

Viva María Auxiliadora. No nos abandones nunca Madre del Amor, Madre nuestra.

Agenda de Cultos y Actos

Dic
15

Sábado 15:30 - 21:00

evangelio

revistas

rincones salesianos

donantedeorganos

donativos

Fiestas de María Auxiliadora

Especiales

Momentos Históricos

gil moreno

jamones leon

servi 2 - Instalaciones petroliferas y aire comprimido