Historia de la Archicofradía

 

PRIMERA ÉPOCA:

La etapa fundacional (1962 - 1963)

Como cabría esperar, el culto a María Auxiliadora en La Palma del Condado se potenció exponencialmente con la llegada de la comunidad salesiana a la ciudad: feliz evento producido el viernes 10 de noviembre de 1961.

No obstante, ya previamente existía en la localidad un terreno bien abonado, es decir, una devoción suficientemente acrisolada. Sobre todo, gracias a suscripciones particulares a revistas tales como Eco de María Auxiliadora y a la Unión Pía de Cooperadores Salesianos; pero, principalmente, gracias a los triduos anuales celebrados en la parroquia en honor de esta veneración mariana, de la cual existía en el templo una efigie donada en 1946 por la familia Martín-García, descendientes directos del introductor de tal devoción en la entonces villa ya a comienzos de siglo: D. Baldomero García Ramos. Durante décadas, además, fue habitual en la iglesia de La Palma oficiar la ceremonia del matrimonio ante la referida imagen.

Desde sus mismos orígenes, aunque edificada de manera provisional, el flamante Colegio salesiano-palmerino ‘Santo Domingo Savio’ incorporó a sus instalaciones una capilla dedicada al culto de María Auxiliadora, la cual enseguida iba a convertirse en el nuclear foco irradiador de esta advocación a nivel popular. Su imagen titular había llegado desde Utrera (como la propia comunidad salesiana), pero antes había figurado en una Casa de Ronda también regida por los seguidores de San Juan Bosco.

Una vez construido dicho recinto religioso en el Colegio Salesiano de La Palma, el segundo y obligado paso debía ser la fundación de las básicas células inherentes al mundillo salesiano, una de las cuales obviamente iba a ser la Archicofradía local de María Auxiliadora. Las primeras reuniones al efecto tuvieron lugar a principios del siguiente año, 1962, cuando por fin se remataron las obras de rehabilitación del edificio. Tales reuniones fueron coordinadas fundamentalmente por el director del Colegio, D. José Mª López Verdugo. Se iniciaba así una breve pero intensa e interesante etapa en el Colegio, caracterizada por el arraigo del espíritu salesiano en la localidad. Las dos primeras células oficialmente creadas fueron la Asociación de Antiguos Alumnos (1 de febrero) y el dinámico Oratorio Festivo (4 de febrero), el cual un mes después comenzaba a publicar su chispeante hojilla semanal Siempre Alegres. Ambos colectivos se erigían en claros y directos precedentes para la esperada fundación de la Archicofradía.

El 21 de febrero, miércoles, tenía lugar una reunión llamada a ser determinante para la definitiva creación oficial de la Archicofradía. El ambiente se venía animando de manera cualitativa, pues la ilusionante cuenta atrás ya se había iniciado. “El día 24 de febrero” -refiere una crónica del Colegio- “tiene lugar la conmemoración de María Auxiliadora. Se reúne la provisional Archicofradía y se admiten setenta nuevas archicofrades. Sacaron buenas impresiones y gran entusiasmo para difundir por el pueblo la devoción a María Auxiliadora”…

estampa antiguaEn este sentido, abril iba a ser un mes de transición pero bien determinante. El martes 3, en efecto, tenía lugar otra reunión de la aún oficiosa Archicofradía para iniciar la organización de las capillas domiciliarias de María Auxiliadora, las cuales tanto arraigo iban a alcanzar en el pueblo. Se llegaría a poner en circulación unas cuarenta, de tal forma que unas 1.200 familias tendrían cada mes -en su hogar- la visita de la Virgen… De todas formas, las capillas domiciliarias no comenzarían a rotar por los hogares palmerinos (formando los llamados “coros”) hasta la constitución oficial de la Archicofradía. Pocos días después, entre los días 13 y el 23 de ese mismo mes, era restaurada la imagen colegial de María Auxiliadora, la cual había sufrido algunos deterioros a causa del traslado. Realizó el trabajo es escultor y antiguo alumno salesiano D. Joaquín Moreno Daza, en cuyo palmerino taller de la Barriada Summers el artista también realizaría las imágenes de María Auxiliadora de Bollullos y Huelva así como el paso para la propia efigie del Colegio Salesiano de La Palma.

Definitivamente, en la tarde del sábado 28 de abril de 1962 nacía de manera oficial la Archicofradía palmerina de María Auxiliadora. Precisamente en ese año se conmemoraba el centenario de la Asociación Hijas de María Auxiliadora, fundada en Mornese (Italia) por la joven y futura santa María Mazzarello bajo la coordinación del párroco Don Pestarino. He aquí el tenor literal del acta fundacional de la Archicofradía, tal como se conserva en sus archivos:

En la Ciudad de La Palma del Condado, el día veintiocho de Abril de mil novecientos sesenta y dos se reúnen en la dirección del Colegio Salesiano ‘Santo Domingo Savio’ los señores relacionados al margen, previa citación del Sr. Director, Rvdo. Padre D. José Mª López Verdugo, con objeto de organizar en esta población la Archicofradía de la Santísima Virgen María Auxiliadora; y después de unas breves pero elocuentes palabras del Sr. Director sobre dicha Congregación, quedó ésta constituida en la siguiente forma: Presidenta: Dª María Solís Chiclana (Sra. de Toro). Vicepresidenta: Srta. Ana Galán Daza. Tesorera: Dª Celestina Martín García (Sra. de Lagares). Secretaria: Srta. María Dolores Cepeda Medrano. Vocales: Dª Pilar Rodríguez Vila (viuda de Domínguez), Dª Dolores Sánchez Ramos (Sra. de Castizo), Dª Carmen Fernández Wert (Sra. de Ávila), Srta. Rocío Bellerín García y Srta. Vicenta Dabrio Calero. Y no siendo otro el objeto de la presente reunión, se dio ésta por terminada siendo las diez y nueve horas y treinta minutos, extendiéndose la presente acta, que firman todos los asistentes; de lo cual yo, la secretaria, certifico”.

Una de estas mencionadas señoras, Celestina Martín, era nieta del aludido cooperador salesiano D. Baldomero García Ramos. Ella misma, quien en muchas ocasiones tendría que ejercer el cargo de presidenta en funciones, se llevaría veinticinco años consecutivos en la Junta Directiva ocupando el cargo de tesorera y desempeñando en ella una labor digna de todo encomio. Durante varias décadas, su casa de la Plaza de España llegaría a convertirse en el auténtico “cuartel general” de la Archicofradía pues allí se celebrarían numerosas actividades al efecto tales como preparativos, acopio de flores, visitas, comidas a pobres, protocolos, etc. Con todo, las reuniones archicofrades se celebrarían siempre y sistemáticamente en el Colegio Salesiano.

Como era preceptivo, asistieron también a esta reunión fundacional dos de los cuatro padres salesianos de la pionera comunidad establecida en La Palma: el confesor D. Francisco Flores Fernández y el referido director D. José Mª López Verdugo. Éste último, en junio de 2007, enviaba desde Chile a la revista Corumbel los siguientes recuerdos:

Al llegar a La Palma, tuve la suerte de encontrarme con un gran equipo de personas, entusiastas devotas de María Auxiliadora, que fueron los pilares para este trabajo mariano, muy interesante. Personalmente me encargué de la propaganda de la citada advocación y reuní, desde el principio, a ese buen grupo de señoras entusiastas. Las nombré miembros de la Directiva pues veía en ellas una buena formación, gran devoción y capacidad de organización y de iniciativas. Aunque en un primer momento les dije que sería una Directiva eventual, para luego nombrar la Junta elegida, resultó que aquella Junta ‘provisional’ lo hizo tan bien que pareció oportuno seguir con ellas, por lo menos hasta los cuatro años que yo estuve en La Palma. Las recuerdo a todas con mucho cariño y agradecimiento. Su dedicación fue un hermoso regalo de María Auxiliadora para La Palma. Estoy convencido de que la gran devoción a ella que hoy existe en la ciudad tuvo, en estas señoras, uno de sus mejores cimientos en el que se pudieran apoyar el fervor y el entusiasmo de los palmerinos por la Virgen. Las iniciativas de esta pionera ADMA fueron muchísimas y valiosas”…
 
La primera procesión de María Auxiliadora

Oficialmente constituida así la Archicofradía, muy pronto comenzaba la ilusionante cuenta atrás para la primera procesión de María Auxiliadora que iba a celebrarse por las calles de La Palma. Por ello, se palpaba en el pueblo una gran expectación. Uno de esos días, el párroco D. Paulino Chaves Castaño había bendecido el azulejo de Santo Domingo Savio que desde la reforma del Colegio se hallaba colocado en su fachada, acto apadrinado por la familia Noguera-Espinosa, gracias a la cual los Salesianos se habían establecido en La Palma.

Pocos días después en la capilla del Centro se desarrollaba la novena a María Auxiliadora con gran afluencia de público, cultos que suponían una importante novedad dentro del calendario litúrgico local. Y el martes 15 de mayo tenía lugar otra reunión preparatoria de la Archicofradía. Leemos en su acta correspondiente:

El Sr. Director hace patente su satisfacción por ver organizada, en esta ciudad, la expresada Archicofradía y encontrar en todas sus componentes la mejor disposición para el desempeño de su cometido. Asimismo, en la reunión se trata de los actos a organizar, el próximo día 24, con motivo de la festividad de la Santísima Virgen María Auxiliadora, mostrándose todos los asistentes muy complacidos, y prometiendo prestar cuanta ayuda sea necesaria con el fin de cooperar en lo posible a la esplendidez de dicha festividad.

Durante los últimos, agotadores e ilusionantes preparativos de este trepidante mayo de 1962 para la celebración de la primera procesión de María Auxiliadora, la joven comunidad salesiana de la localidad y la recién-constituida Archicofradía se estaban moviendo simultáneamente en un doble frente: Colegio y parroquia. No había tiempo para el descanso. Se intensifican los preparativos conforme se acerca el gran día, 24 de Mayo. Iba a ser una inolvidable jornada tanto para la Casa Salesiana como para toda la población de La Palma, ávida de ver ya tan inédito acontecimiento religioso y social.

virgen ninosDesarrollado durante los días 21, 22 y 23, el triduo parroquial en honor de María Auxiliadora representaba para la población el mejor preludio de la esperada festividad salesiana de la jornada siguiente. Al término de esos cultos (noche del 23 de mayo) tuvo lugar una original procesión de antorchas, evocada así por el Sr. López Verdugo: “Fue una simpática iniciativa que llevamos a la práctica para anunciar el recorrido de la procesión de María Auxiliadora por las calles de La Palma en la posterior jornada. Estábamos todos preparados, y los aspirantes bien aleccionados para partir desde el templo cada uno de ellos con una antorcha, cantando por las calles por donde al día siguiente iría la procesión de la Virgen. Todo se hizo como de sorpresa para la gente, que había visto a los muchachos en la iglesia sin sospechar tanto barullo y alegría a los pocos minutos. Ese ambiente espontáneo y festivo llamó la atención de todos a lo largo de las calles. Por supuesto que nuestros jóvenes iban felices, contagiando su alegría por donde pasaban”...

La primera procesión de María Auxiliadora por las calles del municipio se celebró al día siguiente: en la tarde del histórico jueves 24 de mayo de 1962. Ya desde las primeras horas del día se palpaba en el Colegio, en la recién-fundada Archicofradía y en todo el pueblo un muy animado ambiente, cada vez más intenso conforme se acercaba la hora para esta inédita procesión . Refirió sobre tal acontecimiento la Crónica o Diario del Centro:

En la parroquia se organiza la procesión, que sale a las ocho de la tarde. En primer lugar va la banda de los Soldaditos de Carmona. Siguen los niños del Colegio con las Juntas de las Compañías, las señoras de la Archicofradía, representaciones de las distintas Hermandades del pueblo, la Escolanía, los Antiguos Alumnos y las Autoridades, presidiendo D. Paulino y el Sr. Alcalde con otros distinguidos señores. El paso de la Virgen, artísticamente adornado, es llevado a hombros por un grupo de jóvenes oratorianos, que fueron porfiando todo el tiempo para formar los distintos grupos. A continuación, de frente, D. Lorenzo con capa pluvial, y, cerrando la procesión, la banda municipal de Bollullos. El recorrido por las calles del pueblo fue apoteósico a pesar de ser un día laborable. El público se agolpaba en las calles admirando la formación y el fervor de los que componían la procesión. Cuando empezó a oscurecer, se iluminó el paso con bengalas verdes y rojas. De muchos balcones, al pasar la Virgen, echaron lluvia de flores. Al llegar la procesión a la calle Antonio Soldán, una cantidad enorme de personas ocupaban las aceras y la entrada del Colegio. Era un espectáculo verdaderamente emotivo. Una vez puesta la imagen cara al público, dentro de la cancela, el Sr. Director dijo unas palabras de agradecimiento a las Autoridades y al pueblo entero por su asistencia e imploró sobre todos las bendiciones de María Auxiliadora, clausurándose así la procesión.

Se consumaba, así, un día irrepetible en la todavía corta vida de la Fundación Salesiana de La Palma del Condado y de su adjunta Archicofradía. Miles de estampas repartidas durante las jornadas del triduo y de las dos procesiones contribuyeron a fijar para la posteridad tan señaladas celebraciones. La procesión, con todas sus connotaciones, pronto se convertiría en todo un punto de inflexión dentro de esta irreversible simbiosis de los Salesianos con La Palma en particular pero también con toda la comarca en general. Por lo demás, ya por estas fechas ejercía como coadjutor de la parroquia de Bollullos el mencionado sacerdote palmerino D. Lorenzo Limón Vélez, quien tanto llegaría a contribuir en el pueblo vecino a la difusión del culto a María Auxiliadora.

 

Ilusionantes satisfacciones

Incluso en plena canícula estival, el Centro seguiría generando interesantes iniciativas e implicando en ellas a los ilusionados jóvenes de la Asociación Antiguos Alumnos y del Oratorio Festivo y -por supuesto- a las ubicuas e incansables señoras de la Archicofradía, involucradas ahora en exitosas rifas y sonadas tómbolas benéficas. Como cabría esperar, esta progresiva confraternización Pueblo&Colegio se venía notando sobre todo en el seno de la ilusionada Archicofradía, dado el éxito conseguido por la primera procesión de María Auxiliadora. Y parecida atmósfera de júbilo se respira en las hojillas oratorianas y en las actas archicofrades de estas fechas. Por ejemplo, la del miércoles 6 de junio de esta año del 62 decía textualmente:

El Sr. Director manifiesta su gran satisfacción por la esplendidez con que se celebraron todos los actos llevados a cabo con motivo de la festividad de la Santísima Virgen María Auxiliadora, por la colaboración prestada así como también por la aportación hecha en efectivo, producto de las colectas llevadas a cabo durante el Triduo Solemne celebrado en la Parroquia, y donativos de la Archicofradía, con objeto de ayudar en lo posible a sufragar los gastos extraordinarios ocasionados con tal motivo. La Sra. Presidenta manifiesta, muy satisfecha, que son muchísimas las personas que quieren pertenecer a la Congregación; y que pronto, si Dios quiere, contará con un buen número de Archicofrades”. Asimismo, y al igual que con la parroquia, seguían siendo muy cordiales las relaciones del Colegio y de la Archicofradía con el Ayuntamiento, presidido por D. Manuel Díaz García.

Otras importantes novedades de estas fechas también invitaban a la satisfacción:

El domingo 1 de julio tenía lugar la bendición de un amplio y artístico azulejo de María Auxiliadora, pintado por Antonio Kiernam Flores, realizado por la fábrica trianera ‘Santa Ana’ e instalado en el pórtico del patio principal del Colegio. El multitudinario acto fue amadrinado por Dª Francisca Espinosa, mujer de D. Salvador Noguera. La colocación de este mosaico sellaba definitivamente la identificación del Colegio -y de toda La Palma- con la Patrona de los Salesianos, al tiempo que se convertía en un nuevo estímulo para la Archicofradía. Todavía en julio, y en la capilla del Colegio, se realizaba la primera imposición de medallas a hermanos de la Archicofradía,

Dentro de esa incesante línea de mutuos acercamientos entre Pueblo y Colegio, en la mañana del domingo 26 de agosto de 1962 (con ocasión de la procesión de traslado a su ermita) la imagen de Ntra. Sra. del Valle visitaba por primera vez el Colegio Salesiano. Por tal motivo, se celebró una multitudinaria misa en su elegante patio porticado. Dicha visita constituyó otro importante acicate para la Archicofradía, fundada hacía sólo cuatro meses.

Ya en septiembre, y coincidiendo con la fundación de la rondalla del Colegio, la Inspectoría Salesiana decretaba el traslado a otro destino del hasta ahora consiliario de la Archicofradía. Un acta archicofrade reflejaba lo siguiente, al respecto: “La Junta Directiva acuerda que se haga constar el traslado del Rvdo. Padre D. Francisco Flores Fernández, haciendo patente su agradecimiento por la ayuda prestada a la Archicofradía desde su comienzo”… Para tal labor, definitivamente en octubre sería sustituido por uno de los jóvenes sacerdotes ahora incorporados al Colegio. Era D. José Crispín Sáenz-Moreno, quien permanecería en el Colegio seis años llegando a ser también toda una institución en él así como en la población y en su incansable Archicofradía.

En noviembre la congregación acordaba organizar nuevas rifas “cuyos beneficios serán destinados íntegramente” -refiere un acta- “a la compra de una corona en sustitución de la que actualmente tiene la Santísima Virgen como regalo de esta Archicofradía, por lo que el Sr. Director se muestra muy satisfecho”… Dado el éxito obtenido, recién-iniciado el nuevo año comenzaron las gestiones para la adquisición de este nuevo juego de diademas con una joyería cordobesa pues era intención estrenarlo en la próxima procesión de María Auxiliadora, y ello aun siendo consciente la Directiva de que el proyecto iba a generar gastos extraordinarios pues la compra de las capillas domiciliarias venía amortizándose a un ritmo lento. Simultáneamente a estas ilusionantes gestiones de la Archicofradía, durante los primeros meses de 1963 en el Colegio se estaban produciendo otras interesantes novedades como la fundación del Consejo local de Cooperadores Salesianos y de la Banda de Cornetas y Tambores.

 

Una calle y una corona para María Auxiliadora

Los acontecimientos comenzaban a precipitarse en vísperas de la magna festividad. El lunes 20 de mayo llegaba al Centro la esperada corona, calificada por la Archicofradía como “una acertada adquisición”. Se palpaba en el ambiente una lógica satisfacción y expectación, pronto potenciadas por el triduo parroquial a María Auxiliadora anunciado a través de circulares repartidas por todo el pueblo. Pero, además, existía otro especial motivo de peso para explicarnos este creciente entusiasmo. En efecto, en la noche del jueves 23 de mayo de 1963 se procedía a la solemne y multitudinaria bendición e inauguración de un artístico azulejo con la imagen de la Patrona de los Salesianos y de un anexo rótulo que decía y dice lo siguiente: CALLE MARÍA AUXILIADORA. El mosaico fue pintado por Antonio Martínez Adorna y elaborado por el mismo taller sevillano. Esta nueva rotulación venía a sellar definitivamente el compromiso municipal para con la causa salesiana y, también, a culminar todo un ciclo en esta creciente simbiosis Colegio & Pueblo acrisolada a través de la Archicofradía.

Dicha rotulación se traducía en el mejor preámbulo para el importante acontecimiento que ya se mascaba en el ambiente, fijado para la tarde del día siguiente: viernes 24 de mayo de 1963. Era la segunda vez que la imagen de María Auxiliadora iba a procesionar por las calles palmerinas, pero la primera vez que lo haría con su nueva y apreciada corona. El acto de bendición e imposición de las nuevas y respectivas diademas de María Auxiliadora y el Niño era tan esperado como la ulterior procesión propiamente dicha. Refiere la Crónica:

Por la tarde tiene lugar la coronación de la Virgen ante todo el pueblo en el porche de la parroquia, seguida de una triunfal procesión. La Virgen estaba artísticamente adornada sobre un hermoso paso, cedido por el Sr. vizconde. Llevaba gran cantidad de alhajas prestadas por señoras del pueblo y fervorosas archicofrades. Las nuevas coronas, que estuvieron expuestas todo el día en un escaparate céntrico, fueron bendecidas e impuestas por D. Paulino y D. Francisco Fernández. Fueron padrinos del acto los niños José Luis Camacho Pichardo y María del Pilar Domínguez Serra, que acompañaron a la Virgen vestidos de gala durante toda la procesión. Asistieron todas las autoridades y representaciones de todas las Hermandades y Asociaciones Parroquiales. Durante gran parte del recorrido, fue la imagen iluminada con bengalas de colores, encendidas por el público. Al llegar al Colegio, desde el balcón central el sr. Alcalde consagró el pueblo entero a María Auxiliadora. El espectáculo que se ofrecía a la vista era conmovedor. Se puede decir que todo el pueblo se había reunido en la calle e inmediaciones del Colegio.

El evento fue también recogido con amplitud en la prensa provincial, en el Boletín Salesiano y -por supuesto- en las actas de la Archicofradía. Abundando en la progresiva expansión del culto a María Auxiliadora en La Palma de la época, digamos que en ese año del 63 se llegaron a repartir por la ciudad más de dos mil almanaques alusivos a la Virgen de los Salesianos, hecho que se repetiría en años sucesivos.

Ambos solemnes actos venían a culminar, y con toda brillantez, la primera etapa de la aún corta singladura de la Archicofradía. Atrás quedaba un intenso y fecundo bienio cuajado de proyectos, reuniones, estrenos, actividades, realizaciones, etc.; una etapa, en suma, realmente explosiva. Transcurría el mes de junio de 1963, durante el cual se produjo la proclamación de un nuevo Papa, Pablo VI, sucesor del recién-fallecido Juan XXIII. La finalización de este primer ciclo también coincidía con el planeamiento de nuevas rifas y con el obsequio, a la imagen titular de la congregación, de un artístico rosario de plata y unos pendientes: detalles prodigados por la cordobesa Joyería Peña, artífice de las nuevas coronas de María Auxiliadora y su Niño.

Además, en septiembre regresaba al Colegio D. Francisco Flores, primer consiliario de la Archicofradía, donde tanto se le quería y donde pronto se le iba a tributar una cordial bienvenida. Se reincorporaba plenamente a su seno en noviembre, sustituyendo al no menos apreciado D. José Crispín, a quien también ahora la Archicofradía manifiesta públicamente su agradecimiento por la gran labor prestada.

El año 1963 terminaba con nuevas satisfacciones de la Junta Directiva archicofrade por motivos de administración económica, dados los éxitos de recaudación obtenidos por las capillitas domiciliarias (entusiásticamente coordinadas por las celadoras) y por la rifa de la cesta de Navidad.

 

SEGUNDA ÉPOCA:

el arraigo de una devoción (1964-1986)

Tras una primera etapa caracterizada -como hemos visto- por tan extraordinarios acontecimientos, obviamente la siguiente etapa de la Archicofradía iba a tener un carácter algo menos intenso. Pero no por ello su Junta Directiva, que seguía siendo la misma desde la fundación del colectivo allá por abril de 1962, bajaría la guardia sino todo lo contrario: trabajó con idéntico entusiasmo, ilusión y ansias para contribuir al definitivo enraizamiento de la devoción a María Auxiliadora en La Palma del Condado.

He aquí algunos eventos protagonizados directa o directamente por la Archicofradía durante el decenio 1964-1974 y recogidos en las actas de la congregación, en la Crónica del Colegio Salesiano y en la prensa provincial:

> El 5 de marzo de 1964 se decide encargarle al orfebre Sr. Peña la confección de un cetro para la Virgen.

> Con motivo de los festejos de María Auxiliadora de mayo de 1964, la Crónica refería lo siguiente: “Después de la procesión, reinaba una atmósfera de alegría y satisfacción. La devoción a María Auxiliadora está llegando a todos los corazones. Es digna de alabanza la actuación de la dinámica Junta de la Archicofradía”.

> El 7 de diciembre del mismo año se aprueba realizar una capillita domiciliaria expresamente destinada a los enfermos.

> El 22 de mayo de1965 (tercer día del triduo) tiene lugar la bendición de la bandera de la Archicofradía por parte del coadjutor parroquial D. Francisco Fernández Eugenio, actuando como madrina Teresa Noguera Espinosa en representación de su madre. Fue realizada por un taller malagueño de ornamentos sagrados, con asta confeccionada por el referido taller cordobés de orfebrería.

>El 29 de agosto de 1965 y en reunión extraordinaria se notifica a la Archicofradía el traslado del director del Colegio, Sr. López Verdugo. La congregación le hace un obsequio en agradecimiento. La siguiente sesión es ya presidida por el nuevo director, D. Manuel Camargo Doblado.

>El 10 de mayo de 1966 se deja constancia en acta del hondo pesar que sentía el pueblo por el reciente y trágico fallecimiento del clérigo salesiano D. Jesús Amarilla Solís en la playa de Mazagón.

>La festividad de 1966 también llegó a ser muy exitosa para la Archicofradía. “Como todos los años” -dice la Crónica- “la procesión de María Auxiliadora por las calles de La Palma resultó muy solemne y concurridísima de gente”… No obstante, tuvo unas connotaciones muy especiales y emotivas por la citada tragedia.

> El 15 de septiembre de 1966 en sesión extraordinaria se da la bienvenida al nuevo director, D. Manuel Gamero García, y se agradeció la labor del anterior haciéndole la Archicofradía un presente por su dedicación.

> Idéntico clima de satisfacción se respiraba en la congregación archicofrade para la festividad de 1967 y ediciones siguientes. Apostillaba la Crónica de aquel año: “Acude el pueblo en masa a la solemne procesión. Asisten las representaciones de hermandades. Resulta lucidísima”.

> En la Junta del 19 de mayo de 1968 se deja constancia que los pasos de San Juan Bosco y María Auxiliadora eran adornados gracias a los donativos que todos los años recogía Ana Galán, la cual también se encargaba de adornarlos junto con Josefa Mª Gordillo y Díaz.

> El 6 de septiembre de 1970 se acuerda por unanimidad, tras observar que la procesión estuvo muy bien acompañada de fieles, dejar en los años sucesivos la festividad de María Auxiliadora para el día 24 de mayo.

> En mayo de 1971 una representación de la Archicofradía, junto con su consiliario D. Francisco Flores, participa en la Asamblea General de congregaciones de María Auxiliadora celebrada en Cádiz. La Archicofradía continúa contribuyendo cualitativamente, en La Palma, a la mayor brillantez del culto a la Patrona de los salesianos. Refiere la Crónica sobre este año: “La procesión de María Auxiliadora ha sido una verdadera apoteosis de fervor mariano”.

> El 29 de junio de 1972 se hace constar en acta la solemnidad de los pasados cultos en honor a María Auxiliadora. También se refleja que por primera vez acompañaron a la Virgen en la procesión todas las corporaciones religiosas de la localidad, y que la Archicofradía colaboró activamente en la primera misa del salesiano D. Manuel Moro Suárez. En esta misma acta aparece el agradecimiento de la Archicofradía a la Hermandad de Ntro. Padre Jesús por la donación de un paso para la Virgen así como la restauración de los candelabros por Moreno Daza y la confección de los faldones por las Hermanas de la Cruz.

> El 30 de diciembre de 1972 aparece el dato de que, por primera vez, las celadoras de la Archicofradía reparten el calendario de la Virgen del próximo año entre las personas que reciben sus capillas domiciliarias. Era ya nuevo consiliario y director del Colegio D. Sebastián Ganga Macho.

> Un apunte de la Crónica fechado en mayo de 1973 dice literalmente lo siguiente: “Anita Galán sigue siendo el alma del movimiento de la Virgen Auxiliadora en la población”. En efecto, desde hacía años Ana Galán Daza venía siendo la efectiva presidenta de la Archicofradía.

> El 5 de noviembre de 1973 se pone de manifiesto la necesidad de crear nuevas capillas domiciliarias y nombrar nuevas celadoras, ya que son numerosísimas las personas que demandan recibirlas en sus hogares.

> En la tarde del 7 de diciembre de1973 se procede a la solemne bendición de la nueva capilla salesiana de María Auxiliadora bajo el nombre de “El Salvador”, patrocinada por la viuda del Sr. Noguera. El proyecto ya se había iniciado seis años antes y, en su proceso, llegaría a sufrir diversas modificaciones.

> El año 1974 conoció la novedad de ser la primera vez que los cultos extraordinarios de mayo se oficiaban en la nueva capilla. En Odiel se publicaron al respecto sintomáticas referencias como éstas: “Durante los días del triduo, ha sido masiva la asistencia de fieles llenos de devoción por la Santísima Virgen, que, en su trono a la derecha del presbiterio, estaba bellísimamente exornada. A lo largo del recorrido de la procesión, flotaba en el ambiente una devoción popular que -año tras año- ha ido arraigándose en esta fe a María Auxiliadora, y ahora en su nueva iglesia, por parte de la Archicofradía y de todos los demás devotos”…

> Al ritmo que marcaban los nuevos tiempos, desde mediados de la década de los setenta el Colegio Salesiano (sede social de la Archicofradía) se iba a ver obligado a experimentar no pocos cambios, siendo quizá el más notorio de ellos la desaparición de su Seminario Menor. Pero ello no sería óbice, en absoluto, para que la Archicofradía continuase con su entusiástica labor de fomento y difusión del culto a María Auxiliadora. He aquí algunas reseñables referencias pertenecientes a los años siguientes. Después de un breve período de transición bajo la presidencia de Dolores Molina Medrano , a finales de octubre de 1976 se convoca reunión en la dirección del Colegio Salesiano con el objeto de nombrar una nueva Junta Directiva de la Archicofradía, de la cual sólo formará parte una de las componentes de la Junta anterior. Quedó conformada así: Presidenta: Aurora Calvo Pérez / Vicepresidenta: Antonia Carballo Asenjo / Tesorera y Secretaria: Celestina Martín García / Vocales: Dolores Aguilar Ramírez, Dolores López Lepe, Eloísa Moreno Benítez y Josefa Moreno Ávila.

> El 20 de noviembre de 1979 se aprueba hacer una rifa coincidiendo con el sorteo de Navidad con la finalidad de recaudar fondos para la realización de un nuevo paso para la Santísima Virgen, pues el actual se halla en muy malas condiciones. Ya a principios del año le había sido encargado el trabajo al escultor local Joaquín Moreno Daza. El nuevo paso tendría cuatro respiraderos tallados y dorados en oro de ley. Los faldones del paso serían confeccionados por las hermanas del Monte Carmelo de Villalba del Alcor. También en esta etapa fueron adquiridos unos faldones nuevos para el paso de San Juan Bosco y cuatro varas confeccionadas por el taller sevillano de Seco.

> En 1982, al encontrarse la talla de la Virgen en un “lamentable estado” de conservación (según refiere un acta del 10 de enero), se decide que sea restaurada por el citado artista Moreno Daza.

> En 1983 se compraron en la Casa sevillana Hijos de José Rodríguez cuatro jarras de metal plateado para el nuevo paso. En esta acta, la Junta deja constancia de su agradecimiento a las vocales, a las celadoras y al pueblo de La Palma por su entusiasta y generosa colaboración en la realización de todos estos proyectos.

> El 11 de octubre de 1983 se nombra una nueva Junta, siendo ya consiliario y director del Colegio D. Miguel Moreno Gutiérrez. Quedaron ratificadas en sus respectivos cargos la presidenta, la vicepresidenta y la tesorera anteriores, mientras que entraba como nueva secretaria María del Carmen González Contreras. En esta misma acta se acordó organizar un homenaje a D. Francisco Flores Fernández en agradecimiento por todos los años de servicio prestados al Colegio, a la Archicofradía y al pueblo de La Palma. Dicho homenaje fue fijado para el 27 de noviembre, con ocasión del Día del Maestro.

 

TERCERA ÉPOCA:

de las Bodas de Plata a las Bodas de Oro (1987-2012)

El año 1987 iba a suponer un importante punto de inflexión en la vida de la Archicofradía, al calor de su esperado 25º aniversario.

xxv aniversario xxv aniversario xxv aniversario

 Por ello mismo se erige en el comienzo de un nuevo ciclo en la singladura de la congregación, coincidiendo asimismo con un cualitativo cambio producido en su Junta Directiva. Ya en febrero se tributaba sendos emotivos homenajes a Aurora Calvo y a Celestina Martín, hasta esas fechas presidenta y tesorera de la Archicofradía respectivamente. En efecto, a principios de dicho mes había sido elegida una nueva Junta Directiva, la cual quedó conformada así: Presidenta: Conchita López Márquez / Vicepresidenta: Concepción García / Tesorera: Ina González Ramos / Vicetesorera: María del Carmen González Contreras / Secretaria: Mercedes Millán García / Vicesecretaria: María del Carmen Lagares Domínguez / Vocales: Francisco Javier Pichardo Gil, Isabel Artillo Ortega, Isabel López Alanís, Petri López Díaz, María Lepe Díaz y José Mª Madrid García.

Además, es ahora cuando la Archicofradía asiste por primera vez a la anual Junta Provincial de Zona celebrada en Huelva, siendo recibida en su seno con gran entusiasmo.

Por otra parte, en este mismo e intenso mes de febrero del 87 se reunían en la dirección del Colegio su director (D. Miguel Moreno Gutiérrez), la nueva presidenta y uno de sus vocales con el objeto de organizar el encuentro de la Familia Salesiana en La Palma, el cual contó con una serie de actos recreativos, culturales y religiosos. Por primera vez, además, aparece en el libro de actas alusión al Grupo Joven de la Archicofradía, del cual se tenía constancia desde el año anterior pero que documentalmente no aparece hasta estas fechas del 87.

Por fin el 28 de abril se celebraba solemnemente las Bodas de Plata de la Archicofradía mediante un amplio carrusel de actividades: misa en acción de gracias, imposición de la medalla de la Archicofradía a los costaleros de la Virgen así como al director de la Banda de Cornetas y Tambores (Joaquín Gil Rodríguez) y a sus hijos, procesión de Santo Domingo Savio, etc. En su transcurso también tuvo lugar la presentación del boceto de la nueva aureola que se venía realizando en plata de ley por el orfebre Delgado López, autor también de las nuevas coronas de la Virgen y del Niño estrenadas para la efemérides. En el acta del 20 de mayo se deja constancia de que la misa del Cincuentenario fue oficiada por el Inspector Provincial, D. Rafael Mata, quien quedó maravillado por la gran cantidad de público y por la organización de los actos.

bajada virgenEn junio se decidía realizar un quinario para las fiestas de la Virgen (ya celebradas, pues, en dicho mes) en vez del tradicional triduo. Además, la Archicofradía y su todavía consiliario -el sacerdote salesiano D. Miguel Moreno- organizaban unas animadas Jornadas Religiosas en cuyo transcurso tuvieron lugar emocionantes actos como el primer pregón de María Auxiliadora (pronunciado por D. Jaime Oliveira, presidente del Movimiento Familiar Cristiano), un rosario de aurora, una emocionante bajada y besamanos de la imagen, una exaltación musical realizada por la Banda de los Salesianos, traslado, el quinario, la función principal y la multitudinaria procesión.

En el acta del 3 de septiembre se notifica el traslado del director D. Miguel Moreno, sustituido poco después por D. Federico Montero Rivera. La Archicofradía adquiere una caseta de feria que venía siendo propiedad del Centro Juvenil “Nuevo Mundo”. Ésta sería la primera vez que se montaría la caseta de María Auxiliadora, la cual llegaría a ser todo un referente durante muchos años para los jóvenes del pueblo.

Este intenso 1987 (el año del 25º Aniversario) iba a finalizar para la Archicofradía con la organización de unos cultos extraordinarios a María Auxiliadora con motivo del Año Santo Mariano, ya en diciembre.

A principios del año siguiente se constituía una nueva Directiva pero manteniéndose en la presidencia Conchita López y algunos de los componentes de la anterior, por lo que podría decirse que se trataba de una prolongación de la vigente etapa. Los demás miembros eran: Tesorera: Ina González Ramos / Secretaria: María del Carmen Lagares / Presidente del Grupo Joven: Juan Francisco Millán González / Prioste: Francisco Javier Pichardo Gil / 2º prioste: Juan José Salazar / Vocales: Isabel Artillo López, Petri López Díaz, Isabel López Alanís y María Lepe García.

Hasta la finalización de esta etapa, en el seno de la Archicofradía se vivieron otros muy variados eventos como los siguientes:

> Firma del contrato con Orfebrería Andaluza para la realización de una cruz de guía.

> Consternación por el fallecimiento, en accidente de tráfico, de Juan F. Millán: tesorero de la congregación y presidente de su Grupo Joven.

> En octubre de 1988 es nuevo consiliario de la Archicofradía D. Miguel Castillo, nuevo director también del Colegio Salesiano.

> En junio de 1989 se realiza por primera vez la novena a María Auxiliadora.

Por dimisión de la titular, a mediados de 1990 asume el cargo de presidenta de la Archicofradía María del Carmen Lagares Domínguez. A lo largo de esta nueva y prolongada presidencia, la congregación conoció reseñables novedades como las que se consignan a continuación:

> En noviembre de 1991entran a formar parte de la junta de gobierno Juana Pino (próxima tesorera), María Bernal, Prudencia López, Rosa Gil, Antonia Nebot, Carmela Duque, Felisa Pérez y Aurora Cañete. Tres meses después asume la secretaría Juan J. Salazar, y Javier Rubio pasa a ocupar el cargo de capataz del paso del traslado. Además, en este año se funda el Coro: otra de las células que, como el Grupo Joven, tanto iban a contribuir a conferir una mayor brillantez y un mayor dinamismo artístico y cultural a las actividades organizadas por la Archicofradía.

> En octubre de 1992 la Archicofradía participa en una procesión magna. Pocos días después, entran a formar parte del Grupo Joven veinticuatro jóvenes.

> A comienzos de 1994 se incorporan a la Junta María Lagares Cárdenas, Dolores Gómez Pinto, Maruja Bellerín Pérez, Eugenio Bernal Pérez y Francisco J. Correa Romero y, varios meses después, Raquel Albarrán Parra. Ese mismo año se adecenta el jardín de entrada a la capilla, aprobándose colocar en él un busto de la Inmaculada Concepción: obra del joven Martín Lepe Lagares con la inestimable ayuda del veterano escultor Joaquín Moreno Daza, fallecido al año siguiente.

> Con respecto a 1995, en enero se aprueba presentar a la Inspectoría el proyecto de un almacén para guardar los enseres de la asociación, el cual sería terminado cuatro meses después; en la festividad de María Auxiliadora se estrenan los arcángeles de Castillo Lastrucci para el paso de procesión, donados por un archicofrade; en julio entran a formar parte de la Junta Petra Bustamante, Paqui Pérez Rodríguez y Juana Arcos Caballero. Era nuevo consiliario D. Francisco Alegría, director del Colegio. Ya en la segunda mitad del año, se decide confeccionar unos nuevos faldones para el paso de la procesión (confeccionados por Barneto) y se incorporan a la Junta José Mª Rodríguez y Pablo Ramírez Calero.

> El año 1996 conoció dos interesantes estrenos: una nueva bandera, aprobada en enero y realizada por el bordador sevillano Francisco Carrero; y una Inmaculada (también obra de Martín Lepe Lagares) para la trasera del paso de procesión.

> El 13 de junio de 1997, desde la Iglesia del Salvador hasta la calle San Agustín, portaron el paso de traslado de San Juan Bosco una cuadrilla de mujeres costaleras, en su mayoría pertenecientes al Grupo Joven. En la festividad de dicho año se estrenaba un nuevo llamador para el paso de traslado de María Auxiliadora, realizado por Orfebrería Maestrante y donado por la cuadrilla de costaleros del paso azul.

> En 1998 es nuevo consiliario de la Archicofradía D. Manuel Feijoo.

> En octubre de 2000, ya siendo consiliario D. Juan Manuel Melgar, se renovaba la Junta Directiva pero manteniéndose en la presidencia María del Carmen Lagares Domínguez. Los demás cargos quedaron así: Vicepresidenta: Manuela Ávila Millán / Vicepresidenta 2ª: Prudencia López Macías / Secretario: Javier Rubio Pérez / Vicesecretario 1º: Jesús Castellano Limón. / Vicesecretaria 2ª: Manoli Pérez Montes / Tesorero: José Mª Bellerín Caro / Vicetesorero 1º: Tomás Lepe Recio / Vicetesorera 2ª: Maruja Bellerín Márquez / Prioste: Francisco Javier Pichardo / Camarista: Teresa Castellano Limón / Delegada de formación y culto: Lola Rodríguez Alanís / Subdelegadas de formación y culto: Paqui Pérez Rodríguez y Josefi Ramos Gil / Delegada de caridad: Catalina Lepe Flores / Delegado de Juventud: Francisco José Correa / Vocales: Rocío Lagares, Manuel J. Millán López, Rocío Pinto García, Juan Mª Roldán González, Juana Arcos Caballero, Eugenio Bernal Pérez, Francisco Pavón Madrid, Pedro Jacob Sánchez Robledo y Juan Vicente García Lepe / Colaboradores: Juan José Salazar, Mateo Martín Crespo, Felisa Pérez Rodríguez, Juana Pino Montes, María Lagares Cárdenas, Patricia Bellerín Ávila y José A. Pinto Flores.

> En enero de 2001 se aprueba la restauración de la canastilla del paso de traslado de la Virgen, trabajo encargado también a Martín. Y un mes después se acuerda la construcción de un nuevo altar en la capilla de El Salvador, donde la efigie de María Auxiliadora pueda figurar más dignamente. Así se hace público en el boletín nº 13 de la Archicofradía. Definitivamente, en julio se aprobaba el proyecto para nuevo altar presentado por el constructor local Juan Moreno Flores.

> El 27 de marzo de 2002 se acuerda la realización de una nube, realizable por Martín Lepe, para complementar el conjunto de cuatro ángeles que se estrenaron en la pasada fiesta para el trono del paso de procesión de la Virgen.

> En septiembre de 2004, de nuevo es consiliario de la congregación D. Miguel Moreno. En diciembre de 2004 se constituye una nueva Junta Directiva, quedando compuesta de la siguiente forma: Presidente: Javier Rubio Pérez / Vicepresidenta: Manuela Ávila Millán / Secretario: Eugenio Bernal Pérez / Vicesecretaria: Rocío Lagares Domínguez / Tesorero: José Mª Bellerín Caro / Prioste: Francisco Javier Pichardo Gil / Ayudante de Prioste: Mateo Martín Crespo / Camarista: María Teresa Castellano Limón / Vocal del Grupo Joven: Catalina Lepe Flores / Vocal de Formación: Paqui Pérez Rodríguez / Vocal de Culto: Miguel Ángel Labrador Gil / Vocales: María Bellerín Márquez, Juana Arcos Caballero, Josefa Ramos Gil, David Lagares Domínguez, María José Pérez Pérez y Francisco Fernández Albarrán.

El 2005 estaba llamado a ser un año especialmente brillante en la historia de la congregación, pues suponía el Centenario de la devoción a María Auxiliadora en La Palma del Condado. He aquí una resumida batería de los acontecimientos más destacables vividos en su seno, durante dicho año, al hilo de tan importante efemérides:

> El 29 de marzo se notifica a los miembros de la Junta que el Inspector ha confirmado que las reliquias de Santo Domingo Savio estarán en la Iglesia de El Salvador el 11 ó el 12 de septiembre próximos. Por otra parte, se aprueba solicitar al Inspector la antigua cocina del Colegio (que está sin utilizar) para convertirla en sala de juntas y secretaría de la Archicofradía, petición que sería aprobada poco después. También se aprueba realizar una nueva medalla corporativa, rescatando el modelo antiguo.

> El 12 de mayo se producía un reconocimiento público a la Archicofradía en el Colegio Salesiano, dentro de los actos programados con motivo de la llegada al Centro de los restos de Santo Domingo Savio.

>El 9 de agosto se reunía la comisión encargada de llevar a cabo los actos extraordinarios con motivo del Centenario.

> A tal efecto, el 30 de octubre tenía lugar la bendición e inauguración en la Plaza de España de una azulejo (original de Carmelo del Toro) conmemorativo del Centenario de la introducción del culto devocional a María Auxiliadora en el pueblo, la cual fue debida al cooperador salesiano Baldomero García Ramos. Ese mismo día, y también en el transcurso de la Procesión Extraordinaria organizada para la ocasión, se bendecía e inauguraba un monumento a María Auxiliadora (obra de Martín Lepe Lagares) en una céntrica calle de la ciudad, con pedestal construido por Juan Moreno.

> El 1 de noviembre se procedía a la bendición e inauguración del artístico nuevo altar mariano en la capilla de El Salvador, completamente abarrotada de público. El acto fue apadrinado por familiares de D. Baldomero García y de D. Salvador Noguera. Las obras fueron coordinadas por el referido Juan Moreno. El nuevo altar fue bendecido por el Ecónomo General de los Salesianos en Roma, Excmo. Sr. D. Giovanni Mazzali, quien fue acompañado para la ocasión por el Inspector de Andalucía Occidental (D. Juan Carlos Pérez Godoy) además de los salesianos D. Juan Manuel Melgar, D. Miguel Moreno y D. Miguel Castillo.

Brillantemente celebrado así tan sonado Centenario devocional (otro cualitativo hito en la historia de la congregación), más recientemente la Archicofradía ha conocido otros destacables aspectos:

> En septiembre de 2006 se aprobaba la adquisición de los diez ciriales a Orfebrería Maestrante.

> En agosto de 2007 eran presentados y aprobados los planos del nuevo almacén para los pasos, ubicable en la parte trasera de la iglesia salesiana.

> En enero de 2008 se acordaba la realización del moldurón de plata de los respiraderos del paso de procesión, realizables por el mismo taller.

> A principios de 2009 se inauguraba la sala de exposiciones de la Archicofradía, anexa a la iglesia.

> A comienzos de marzo de ese mismo año se constituía una nueva Junta Directiva, siendo presidida asimismo por Javier Rubio. El resto de sus componentes es el siguiente: Vicepresidenta: Paqui Pérez Rodríguez / Secretario: Eugenio Bernal Pérez / Vicesecretaria: Rocío Lagares Domínguez / Tesorera: Maruja Bellerín Márquez / Piostre: Francisco Javier Pichardo Gil / Piostre 2º: David Lagares Domínguez / Camarista: Teresa Castellano Limón / Vocal de Caridad: Nela Galán Muriel / Vocal de Culto: Emilio Flores Castellano / Vocal Culto Externo: Mateo Martín Crespo / Vocal de Juventud: Miguel A. Labrador Gil / Vocales de Celadoras: José Carlos Limón Sánchez, Pablo Ramírez Calero y Francisco Mejías Sánchez / Vocales de Extraordinarias: Manuela Ávila Millán, Juana Arcos Caballero y Catalina Lepe Flores. / Colaboradores: Concepción Domínguez Delgado y María Isabel Carreño Arcos.

> El 16 de marzo de 2009 se aprueba el hermanamiento entre la Archicofradía y la Hermandad de la Santa Cruz de Arriba de Villarrasa. Además, se aprueba también nombrar Presidenta Honoraria de la Archicofradía a Dª Celestina Martín en reconocimiento a la labor prestada durante toda una vida a la congregación.

> El 18 de junio de 2010 se nombra a María Auxiliadora como Patrona del Geriátrico ‘La Viña’.

> En adaptación a la nueva normativa, el 23 de agosto de 2010 se da a conocer que la Archicofradía se halla totalmente legalizada, estando en regla su código de identificación fiscal y demás documentos inherentes al tema.

> El 12 de abril de 2011 se comunica a la Junta de Gobierno que la Cruz del Papa Juan Pablo II vendrá a la Iglesia de El Salvador, y que el Grupo Joven de la Archicofradía será el anfitrión de tal acto por ser el colectivo joven religioso más veterano del pueblo y uno de los más numerosos. Se aprueba realizar la primera Exaltación Mariana el día de la Bajada a cargo del párroco, D. Francisco Martín Sirgo.

A mediados del mismo año se intensifican las reuniones para fijar el programa de actos y cultos con motivo del Cincuentenario de la fundación de la Archicofradía: importante efemérides a la cual se llegaría en abril del año siguiente. Mientras tanto, y todavía dentro del 2011, la congregación viene preparando el terreno para tan relevante conmemoración a través de iniciativas como las siguientes:

> El 26 de agosto se aprueba encargar el cartel del Cincuentenario al prestigioso pintor malagueño Raúl Berzosa.

> El 6 de septiembre, y tras el estudio técnico realizado sobre la imagen de María Auxiliadora por el restaurador Pedro E. Manzano Beltrán, se decide practicar una intervención de conservación de la efigie, la cual se llevaría a cabo en su taller de Triana.

> Activa participación de la Archicofradía en las actividades programadas con motivo de las Bodas de Oro del Colegio Salesiano (fundado el 10 de noviembre de 1961), ámbito de gestación de la propia Archicofradía.

> El 26 de noviembre se celebra una misa en acción de gracias por el 20º aniversario del Coro y por el 25º aniversario del Grupo Joven.

Ya para el 2012 (el año del 50º Aniversario de la Archicofradía, o Bodas de Oro) se programaban al efecto interesantes actividades como éstas:

> 29 de enero: Presentación del calendario de actos y cultos y de la pintura del cartel.

> 18 de marzo: Encuentro de ADMAs de la Inspectoría de María Auxiliadora.

> 28 de abril (la concreta fecha de fundación): Misa en acción de gracias por el Cincuentenario, con homenaje a las mujeres que fundaron la Archicofradía.

> 20 de mayo: Apertura de un Jubileo en la iglesia de El Salvador, el cual estará vigente hasta el próximo 8 de diciembre, fecha también de la clausura del Cincuentenario. Ofició la ceremonia D. Francisco Ruiz, inspector de la Inspectoría Salesiana de María Auxiliadora. Sin duda, este Jubileo o período de indulgencias constituye una de las facetas más destacadas del Cincuentenario.

> 7 de octubre: Concierto interpretado por la Asociación Musical de La Algaba con estreno de una nueva marcha dedicada a María Auxiliadora, coincidiendo con la llegada de las reliquias de San Juan Bosco.

> 14 de octubre: Procesión extraordinaria de María Auxiliadora.

> 2 de diciembre: Convivencia con todos los grupos jóvenes de la localidad.

vela verdeEn definitiva, un apretado carrusel de actos y cultos para conmemorar cincuenta años de intensa vida archicofrade desarrollados, hasta la actualidad, en La Palma del Condado.

A ellos habría que añadir cincuenta y siete previos años durante los cuales, de un modo u otro, se fue abonando el terreno para una devoción mariana que lógicamente experimentaría un singular salto cualitativo con la apertura del Colegio Salesiano. A su vez, entre este último evento y la fundación en sí de la Archicofradía mediaron cinco intensos meses de preparativos para tal fundación, iniciados, por tanto, prácticamente desde el mismo día de la inauguración de la Casa salesiano-palmerina: foco irradiador de una devoción que no ha hecho sino expandirse, en la ciudad, con el transcurso del tiempo.

Autor: Manuel Ramírez Cepeda

 

--------------------------------------------------------------

Fuentes básicas consultadas:

-Libro de Actas de la Archicofradía de María Auxiliadora de La Palma del Condado, años 1962-2012.

-Libro de Crónicas del Colegio ‘Santo Domingo Savio’ de La Palma, años 1962-1974, Archivo de la Inspectoría Salesiana de Sevilla.

-Diario Odiel de Huelva, años 1962-1974.

-Colección completa de la revista Corumbel, años 1978-2012; especialmente, la serie de capítulos titulada “Orígenes de la Archicofradía” y publicada entre Noviembre-2011 y Diciembre-2012.

-Blog digital de la Archicofradía local de María Auxiliadora.

evangelio

revistas

rincones salesianos

donantedeorganos

donativos

gil moreno

josval compresores

servi 2 - Instalaciones petroliferas y aire comprimido